¡Llegan los subnotebooks!

[Artículo publicado en el Nº 98 de la Revista Deusto]

¿Estáis hartos de cargar con un portátil de 3 Kg. de un lado para otro? ¿Os da miedo llevar de viaje vuestro valioso portátil por temor a perder o romper una inversión de más de 1200 €? La respuesta a estos problemas hasta hace bien poco pasaba por usar una PDA o un teléfono móvil de última generación. Sin embargo, quienes hayáis navegado desde una PDA habréis llegado a la conclusión de que están muy bien para salir del paso, pero la sensación dista de ser completamente satisfactoria para el uso habitual (una resolución de pantalla ridícula, teclado muy limitado, reducido espacio de almacenamiento, etc.).

Un buen número de altos ejecutivos soluciona este problema por la vía rápida, a golpe de talonario. Por no menos de 1600 € existen en el mercado verdaderas maravillas tecnológicas con todos los extras y un peso muy cercano al kilogramo. Sin ir más lejos, en enero de este año Apple presentaba con motivo de la MacWorld 2008 el Macbook Air, un portátil ultraligero (1.36 Kg.) y ultrafino (1.98 cm. en su parte más alta), cubriendo este perfil. Otras marcas como Dell, Samsung, Fujitsu, Sony Vaio o Lenovo tienen modelos equivalentes, que podrían resumirse con la frase «dime cuánto peso no quieres llevar y te diré cuánto dinero vas a tener que pagar».

¡Llegan los subnotebooks!

Steve Jobs sujetando un MacBook Air (fotografía de Matthew Yohe).

Sin embargo, pagar 2000 € por un portátil con una pantalla pequeña, sin unidad de DVD en muchos casos y con un número de puertos de expansión limitado, no es una opción razonable para el típico uso de ofimática, web y correo electrónico. No se necesita un ordenador muy potente para estas tareas, pero los portátiles más baratos, y por tanto más limitados, suelen rondar los 3.5 Kg. de peso.

Algunas empresas han entendido bien esta situación y se han dado cuenta de que existe una gran necesidad de un portátil ligero, barato y no tan potente. Sería un buen complemento a las clases presenciales para muchos alumnos de primaria, secundaria y cursos superiores, sin temor a sobrecargar sus espaldas o a que lleven a clase hardware muy caro (recordemos que habitualmente llevan al colegio consolas como la Nintendo DS o la Sony PSP, con precios que rondan los 200 €). También sería un compañero de viaje ideal de conferenciantes o comerciales que solamente necesitan proyectar sus presentaciones y navegar por Internet.

Hay mucho mercado y la primera en explotarlo ha sido la taiwanesa ASUS con su EeePC. El pasado 16 de octubre, durante la COMPUTEX 2007 de Taipei, fueron presentados dos modelos de EeePC, con diferentes configuraciones y precios que oscilan entre los 299 US$ del modelo más sencillo a los 499 US$ del más potente. Lamentablemente para Europa, la conversión Euro-Dólar en material electrónico está muy alejada del valor real de las divisas y ya usual el desfavorable cambio de 1 € = 1 US$. Aún así, un precio de 300 € está a años luz de los 1600 € necesarios para obtener un portátil ultraligero de gama alta.

Asus EeePC, la revolución de los subnotebooks (fotografías de ASUS Corp.).

¿Dónde está el truco? Es obvio que las empresas que se han embarcado en este nuevo mercado de los subnotebooks quieren hacer dinero, así que tiene que haber algún truco. Realmente ya lo hemos comentado antes al definirlos como ligeros, baratos y no tan potentes. Este último factor es la clave: si la potencia no es algo crítico, es posible producir portátiles muy ligeros y baratos empleando tecnología poco potente. Los subnotebooks tienen pantallas entre 7″ y 10″, de 2 a 8 GB de disco duro, microprocesadores poco potentes (Celeron) y 512 MB o 1 GB de RAM. Si comparamos estas especificaciones con las de un portátil ultraligero (13.3″ de pantalla, 120 GB de disco duro, microprocesadores duales y al menos 2 GB de RAM), los números hablan por sí solos.

Otras empresas como Intel o Pioneer Computers (con su DreamBook Light IL1) han seguido la estela de ASUS. Desde otro flanco, esta misma idea se venía trabajando por parte de Nicholas Negroponte y su proyecto «One Laptop Per Child» (OLPC), que pretende proporcionar un portátil ligero y barato a niños en países desfavorecidos. Parece razonable que poco a poco más empresas e iniciativas desarrollen y demanden dispositivos portátiles de estas características y que sus prestaciones crezcan mientras sus precios disminuyen.

DreamBook Light IL1, un competidor del Asus EeePC (fotografía de Pioneer Computers).

La buena noticia es que los subnotebooks suponen un escalón más en el continuo portabilidad/potencia/precio y aumentan las opciones para el comprador, que debería preguntarse «¿necesito un portátil realmente potente?» Si la respuesta es negativa, los subnotebooks son una muy buena opción. Ligeros, muy baratos, cómodos de manejar y sin la psicosis permanente de que algo malo podría pasarle a nuestro preciado gadget 😉

6 pensamientos en “¡Llegan los subnotebooks!

  1. Yuki

    Para mi estos mini portátiles me parecen un nuevo mercado que mucha gente podrá disfrutar por lo mismo que tu dices, por poco precio tienes una máquina con la que poder leer mails y la web.

    Lo que no me queda muy claro es por qué no han hecho algo igual pero para el mercado casero, para un ordenador de escritorio. Mucha gente en casa no necesita una torre con un ordenador potente dentro, si no algo que no tarde más de 10 segundos en arrancar y que usará para navegar a ratos por la web y como mucho el p2p, y eso si, que no haga ruido.

    Comentando por marcas, el otro día Asus presentó su nuevo EeePC de 9», que de tamaño exterior es casi igual al actual, pero con una pantalla de 9», en vez de 7» que es la que tenía hasta ahora.

    Responder
  2. Miren

    Soñé con los subnotebooks hace mínimo cinco años sin saber que podrían tener un nombre. Desde que tuve mi primer portátil (creo que pesaba cerca de 5 kilos) supe que el siguiente sería lo más pequeño posible, y no necesariamente potente, porque su objetivo sería principalmente uno: la portabilidad. Funcionaría como satélite del ordenador de sobremesa (que sigo pensando que no tiene sustituto), así que ya se encargará éste de la potencia.

    A pesar de que estos microportátiles todavía apenas pueden encontrarse en nuestro mercado local, hoy casi puede decirse que ese sueño se hace realidad: mi última adquisición ha sido un Acer de 12″ por 800€ — no es tan barato, pero está lejos de los 1600€ y es mucho más potente que el de sobremesa…

    Responder
  3. MaY

    Yo el otro día estuve cacharreando con un MacAir y tengo sentimientos encontrados. Por una parte, como todo lo Mac, es muy chulo. Da miedo apretar las teclas por si se parte en dos.

    Pero por el lado de la usabilidad… lo de un único USB es un paso MUY atrás. Tampoco viene con unidades ópticas y sin ethernet. Si, ya sé que esto último se soluciona con el Wireless integrado, pero chico… a mi, si no viene por el cable, no me parece lo mismo… Son opiniones.

    En fin, que yo lanzo una pregunta: Si os dejasen configurar el hardware de un subnotebook… ¿a qué opciones renunciarías por la reducción de peso y tamaño?

    Responder
  4. infi

    Lo que me parece muy comico es que hables(no tu txipi, en este caso intel) de reducir hardware para conseguir un precio competitivo y luego una foto en la que enseñas un juguetito de estos con windows vista.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *